¿Cómo descubrir una infidelidad?
Ir a Noticias

Sospechas, señales, pistas virtuales (o reales) que nos ponen frente a frente con el engaño.¿Cómo llegar a la verdad?

Hoy la infidelidad de las parejas, se podría decir, pasa por fallar a los contratos en los cuales se acuerda: "no vamos a tener sexo con nadie más". Si no hubiera tal contrato, no existiría infidelidad alguna. Pero en esta sentencia queda implícito (aunque no se reconozca abiertamente) que habrá un tercero en las interacciones personales. En algún momento aparecerá en forma de histeriqueo, fantasía o sexo real. Solo que no diremos nada. La infidelidad queda registrada cuando no se cumple la regla: “Si te encontrás con él (o ella) y no estoy presente, y me entero, se termina la relación”, dice el compañero que se siente excluido. A su vez, este compañero tampoco puede dar fe de que a él no le pasó lo mismo alguna vez.

Los hombres antes eran los que debían esconderse y simular, para que la inteligencia femenina y la intuición no los descubran. Ahora somos nosotras quienes empezamos a mentir, a ocultar, a hacer de cuenta que las reuniones laborales nos superan, que hay demoras en el trabajo, que nos agobia el cansancio y, por eso mismo, la falta de deseo se vuelve frecuente. Todas excusas para evitar quedar expuestas.

El WhatsApp, las redes sociales y el email son inaccesibles. Los infieles están súper atentos a cerrar siempre la sesión. No hay posibilidad de que deje la computadora prendida con las ventanas de conversación abiertas. Se lleva el celular al baño. Recordemos que las conversaciones se pueden borrar, pero es difícil estar en alerta todo el tiempo. Siempre puede aparecer un mensaje comprometedor de un amante. Sí, a cualquier hora.

Fuente: